¿Qué es la luxación de rótula en el Chow Chow?

Rotula luxada

Se habla de luxación de rótula en los perros, cuando la rótula, pequeño hueso localizado delante de la articulación de la rodilla y que es necesaria su correcta posición para un buen funcionamiento de la extremidad del animal, se sale de su sitio, tróclea, provocando dolor y debilidad funcional en el perro.

Dentro de las luxaciones, la luxación medial es la más frecuente. Surge en un 80% de los casos mientras que, la lateral sólo se da en un 20%. Entre el  30% y 50% de los casos es bilateral y, más frecuente en hembras que en machos, sobretodo de razas pequeñas y toys.

Las luxaciones laterales pueden darse en razas pequeñas adultos y en cachorros de razas grandes y gigantes.

Es una patología que se caracteriza por un mal alineamiento del miembro, se producen deformaciones durante el desarrollo del animal, que hacen que la rótula se salga de su lugar. Puede ser debida a una enfermedad congénita o, en algunos casos producida por un traumatismo.

Es conveniente que, los perros que sufren esta patología congénita, no se usen en reproducción ya que se trasmite a través de las generaciones.

Generalmente, los perros que tienen luxación de rótula por causa de un traumatismo esta va asociada a una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla.

Dependiendo de los signos clínicos y posteriormente de los resultados radiológicos, se pueden clasificar las luxaciones en 4 grados:

RX luxación rótula
  • Grado I – Luxación de rótula intermitente causando cojera de la extremidad cuando está fuera de su sitio. En el examen dinámico, a cada tres o cuatro pasos levantan la pata flexionando la rodilla o dan un pequeño saltito.
  • Grado II – Luxación que se produce con más frecuencia que en el Grado I. La rótula se luxa fácilmente. Hay una ligera rotación externa de la pierna. Muchos perros viven con este grado durante años antes de la artritis progresiva  y manifiestan una cojera o causas más graves.
  • Grado III y IV – La rótula está de forma permanentemente luxada, con rotación externa muy notable de la pierna. Hay cojera moderada. Si es bilateral, los perros andan con las patas arqueadas, girando los pies hacia el interior y cargando el peso en las extremidades anteriores. En los casos más graves se puede confundir con problemas en las caderas.

Además, el animal presenta dolor, crepitaciones y aumento de la sensibilidad en la rodilla, lo que conduce a que éste disminuya su actividad, incluso se niegue a subir y bajar escaleras, del coche o del sofá.

El tratamiento depende del grado de luxación y cojera, pero en la mayoría de los casos se requiere tratamiento quirúrgico consistente en la reparación de tejidos blandos, la reconstrucción ósea o, una combinación de las dos. Hay infinitas técnicas y el veterinario traumatólogo escoge la o las más indicadas en cada caso.

Entre las técnicas más utilizadas encontramos: Superposición del retináculo medial o lateral, superposición de la fascia lata, sutura antirrotacional de los ligamentos rotuliano y tibial., desmotomía/capsulectomía, liberación del cuadriceps, trocleoplastia (condroplastia troclear, resección sulcoplastia, sulcoplastia troclear), transposición de la tuberosidad tibial, patelectomía, osteotomía…

Como novedad se están aplicando ortesis para la luxación de rodilla como un medio de tratamiento conservador ortopédico que permite mantener la rótula dentro de los condilos femorales y evitar dolor e inestabilidad. Estas ortesis están hechas a medida y son muy útiles en casos donde la cirugía ha fracasado, no se pueda o no se quiera operar por diferentes razones.

– Ortocanis El mejor Protector de Rodilla para perros –


  • ✅ Compensa la pérdida de funcionalidad de la articulación
  • ✅ Reduce el dolor en casos de perros con artritis/artrosis
  • ✅ Ideal para casos de lesión de ligamentos cruzados, luxación de rótula o tendinitis
  • ✅ Aumento de estabilidad y mejora de flexibilidad

Esta es la rodillera original Ortocanis.

Compensa la pérdida de funcionalidad de la articulación y reduce el dolor en casos de:

  • Perros con artrosis
  • Lesión de ligamentos cruzados
  • Luxación de rótula o tendinitis

Diseño y fabricación propia.

Reduce la inflamación mejorando el equilibrio entre los grupos de músculos involucrados. La mejora de flexibilidad en músculos tensos permite al perro recuperar un movimiento natural de la extremidad.

La ligera presión que ejerce esta órtesis superficial desconcentra las cargas de trabajo de la articulación, aumentando su estabilidad y previniendo la evolución del daño hacia un estado más grave.

En casos de daño en los ligamentos cruzados el perro puede utilizar el protector de rodilla antes de la intervención quirúrgica para reducir el dolor y evitar la pérdida de masa muscular. Tras la operación, podrá volver a usar el protector transcurridos 5 días, una vez haya remitido la inflamación.

Protector de rodilla para perro, artrosis, ligamentos cruzados perro, rodillera perro, cojera perro

¿Cómo escoger la talla?

Mide el contorno de la pata a la altura de la ingle (perímetro A según imagen). Mira en la tabla la talla que corresponde a la medida tomada.

En caso de duda entre dos tallas escoger la más pequeña.

  • Mini: contorno de la pata 16 a 18 cm (raza aproximada: Pinscher)
  • XXXS: de pata 18 a 21 cm (raza aproximada: Chihuahua)
  • XXS: de 21 a 24 cm (Jack Russell)
  • XS: de 24 a 27 cm (Sheltie,Cocker Spaniel, Fox Terrier)
  • S: de 27 a 31 cm (Kelpie, Galgo, Beagle)
  • M: de 31 a 35 cm (Border Collie, Springer Spaniel, Labrador)
  • L: de 35 a 40 cm (Pastor Alemán, Rottweiler pequeño, Boxer, Labrador grande)
  • XL: de 40 a 44 cm (Rottweiler grande, Boyero de Berna).

Efectos demostrados de la rodillera original de Ortocanis

  • Reduce el dolor: El aumento de la temperatura de trabajo de la rodilla tiene un efecto antiinflamatorio que reduce las molestias en caso de artrosis y lesiones ligamentosas.
  • Acelera la rehabilitación: El aumento del metabolismo acelera la recuperación y la producción de elastina que ayuda a flexibilizar la articulación.
  • Evita la atrofia: Estimula la actividad muscular de la articulación reduciendo así el riesgo de degeneración. Al reducirse el dolor el perro vuelve a utilizar la articulación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *